Pilates

Pilates

Numerosos testimonios relatados por gente de todo el mundo demuestran que la práctica de Pilates genera importantes  beneficios en la salud de las personas, acentuándose  este hecho cuando se practica un PIlates real , un Pilates  Clásico, o lo que es lo mismo, cuando simplemente se lleva a cabo lo que  el gran visionario Joseph Hubertus Pilates diseñó y enseñó en  su día.

Joseph H. Pilates fue un niño enfermo, padeciendo asma, raqutismo y fiebre reumática.  Esto fue lo que hizo que comenzara a observar con gran detenimiento como era el desarrollo de los niños sanos desde el momento de su nacimiento, pensando en que así podría encontrar la clave para su recuperación, y realmente así fue.

Podemos decir entonces que este fue el verdadero origen del Método, y a partir de donde Joseph Pilates comenzó a diseñar una serie ejercicios cuyo objetivo era conseguir un cuerpo equilibrado al mismo tiempo que conseguir un equilibrio entre cuerpo, mente y espiritu.

Así, y tras varios años tratando con su Método a enfermos de guerra en su Alemania natal, J.Pilates decide emigrar a EEUU, y más concretamente a New York, donde crea con su mujer Clara, a la que conoció en su viaje en barco a los Estados Unidos, su Estudio de la Octava Avenida con la calle 56, en el barrio de Manhattan.

Rápidamente, numerosas personalidades relacionadas con el mundo del deporte y el arte comenzarían a acudir al Estudio, lo que le hizo ganar gran fama y popularidad , debido a los espectaculares resultados que eran claramente visibles por todo el mundo.

Y es a partir de aquí, cuando el Método comienza a expandirse por todo el mundo, aunque no siempre de una manera correcta.

Por ello, nuestro objetivo será el de transmitir el Método Pilates de  la forma más  pura y correcta posible, ya que es ésta la única manera de conseguir beneficios reales en nuestros pacientes.

J.Pilates decía,

“La salud física es el primer requisito para la Felicidad”,

y en Vive Pilates ese será nuestro lema, conseguir que las personas que acudan al estudio tengan SALUD, y por lo tanto tengan así también el bien más preciado por la humanidad, la FELICIDAD.